Proyectan El Grito, México 1968, en el MUXA

Los sonidos de un camión que arde en llamas y de la marcha de los militares rumbo a la Plaza de las Tres Culturas; imágenes de aves que levantan el vuelo; murmullos que provienen de una calle… los estudiantes reparten volantes en las avenidas, gritan consignas, cantan y celebran asambleas. Nuevamente las botas, con paso marcial. Disparos, lamentos, jóvenes heridos, agonizantes.

 

Así inicia el documental El Grito, México 1968, el testimonio fílmico más importante de la masacre de Tlatelolco, que se exhibió este lunes en el Museo Casa de Xalapa (MUXA), como parte de las 50 actividades que el Ayuntamiento de Xalapa lleva a cabo para conmemorar el medio siglo del Movimiento Estudiantil.

 

La encargada del museo, Rebeca Bouchez Gómez, recordó que este documental fue producido por el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) y el Departamento de Actividades Cinematográficas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

Se trata de un largometraje de 16 milímetros, en blanco y negro, que utilizó textos de la periodista italiana Oriana Falacci, herida el 2 de octubre en la terraza del edificio Chihuahua, así como del Consejo Nacional de Huelga, leídos por Magda Vizcaíno y Rolando de Castro.

 

El suceso se cuenta a través de la cotidianidad del Movimiento Estudiantil: gente pegando pósteres, estudiantes boteando u ofreciendo atención médica en una colonia apartada, un concierto del cantante Óscar Chávez en Ciudad Universitaria (CU) y el sonido ambiente en medio de los contingentes.

 

Imágenes que muestran la intimidad de cada marcha, de cada mitin: una mirada sin igual de las horas cuando miles de personas cantaban el Himno Nacional, mientras los soldados las desalojan del Zócalo de la Ciudad de México y las persiguen o les echan encima las tanquetas, muestra del uso desmedido de la fuerza.

 

Cada hecho se documenta desde las entrañas: el bazucazo a la puerta de la Preparatoria 1 de la UNAM en San Ildefonso, la bandera a media asta en CU en señal de luto, la manifestación de repudio que encabeza el rector Javier Barros Sierra, la publicación y lectura de los seis puntos del pliego petitorio, la conformación del Consejo Nacional de Huelga y de la Coalición de Profesores.

 

Los pequeños y fugaces mítines, el “delito” de ser estudiantes, el amenazante cuarto informe del presidente Gustavo Díaz Ordaz, la exigencia de diálogo público, la ocupación de Ciudad Universitaria, de Zacatenco y del Casco de Santo Tomás.

 

Uno a uno, los sucesos que culminaron en la matanza, recreada a través de fotografías, videos y testimonios… El horror expresado en gritos, llanto, lamentos; el bullicio de la multitud, frenética, el 2 de octubre de 1968.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *