Congreso de EU, desafío para el acuerdo bilateral con México

El legislativo estadounidense autorizó al gobierno de Donald Trump revisar el TLCAN como acuerdo tripartito y en esos términos debe solicitar cualquier enmienda, opinan senadores republicanos.

El gobierno del presidente Donald Trump comunicó que propondrá este viernes al Congreso un nuevo Tratado de Libre Comercio con México, en el cual quiere que también esté Canadá y ello dependerá de si se logra un consenso trilateral.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, confió este martes en que se pueda alcanzar un acuerdo en principio con Canadá sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Considero que nuestro objetivo es tratar de subir a bordo a Canadá rápidamente”, dijo en una entrevista con la cadena CNBC. Mnuchin no quiso especular sobre los puntos que serían más complicados de negociar entre Estados Unidos y Canadá, pero comentó que no esperaba muchas cuestiones difíciles.

Canadá, en sus objetivos de negociación, se comprometió a hacer que el TLCAN sea más “progresista”. Quiere fortalecer las disposiciones laborales y ambientales, agregar un nuevo capítulo sobre derechos indígenas, reformar el proceso de solución de controversias inversionista-Estado y proteger el sistema canadiense de administración de suministros para productos lácteos y avícolas, entre otras cuestiones.

“El mercado estadounidense y los mercados canadienses están muy entrelazados”, indicó Mnuchin. “Es importante para ellos lograr este acuerdo y es importante para nosotros lograr este acuerdo”, agregó.

Si no se llega a un trato con Canadá, dijo Mnuchin, Estados Unidos procederá a un acuerdo comercial  separado con México. Y añadió que creía que el Congreso lo aprobaría.

Tras cinco semanas de negociaciones, sin la presencia de funcionarios canadienses, México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo sobre la nueva versión del TLCAN, dejando pendientes algunas disposiciones que involucran a Canadá, como las relacionadas con el sistema de resolución de controversias.

Si las conversaciones con Canadá no se cierran al final de esta semana, Trump planea notificar al Congreso que ha llegado a un acuerdo con México, expresó el lunes a periodistas el representante comercial Estados Unidos, Robert Lighthizer.

De ser este el caso, no se cierra la posibilidad de que Canadá pueda sumarse posteriormente al acuerdo, con la salvedad de que su incorporación tardía retrasaría también la firma del pacto trilateral, afirmó por su parte Luis de la Calle, director de la consultoría De la Calle, Madrazo, Mancera y antiguo negociador del TLCAN vigente.

Lo anterior impediría que el tratado trilateral pudiera ser firmado, del lado mexicano, por el presidente Enrique Peña Nieto, que deja su encargo el próximo 1 de diciembre.

Oposición de senadores

El presidente de Estados Unidos debe conducir las negociaciones basadas en los objetivos de negociación establecidos por el Congreso en la legislación de la Ley de Autoridad de Promoción Comercial (TPA, en inglés o fast track).

Si el presidente se adhiere a estos y otros requisitos, la legislación de implementación del acuerdo resultante se puede considerar en procedimientos acelerados, incluida la consideración garantizada, sin enmiendas y con un voto positivo o negativo. En los “objetivos específicos de negociación para el inicio de las negociaciones del TLCAN”, la Representación Comercial de la Casa Blanca antepone el término países al nombre de ese tratado.

Por ejemplo, en el comercio de bienes, traza el objetivo de “mejorar la balanza comercial de Estados Unidos y reducir el déficit comercial con los países del TLCAN”. Algunos senadores estadounidenses consideran que un TLC sólo entre Estados Unidos y México, sin incluir a Canadá, no cumple con los objetivos presentados por Trump al Congreso de conformidad con la TPA.

“Lo que la administración presentó al Congreso para establecer la oportunidad de usar la TPA y el proceso acelerado que la TPA permite contempló una revisión de un acuerdo tripartito. Entiendo que esto tiene que ser un acuerdo tripartito”, indicó a la prensa el senador Pat Toomey (R-PA).

El presidente del Comité de Finanzas del Senado, Orrin Hatch (R-UT), manifestó en un comunicado el lunes que “un acuerdo final debería incluir a Canadá” y agregó que se necesitarían protecciones de propiedad intelectual para satisfacer a la TPA y ganar el apoyo del Congreso.

Posición de México

Las leyes estadounidenses permiten que la administración del presidente Trump pueda presentar a consideración del Congreso la aprobación de un TLC sólo entre Estados Unidos y México, desde la perspectiva de la Casa Blanca.

“En la opinión del gobierno de Estados Unidos, como lo ha transmitido, es que sí puede, es que se pude hacer (esto)”, mencionó Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, en una entrevista televisiva.

“Eso es lo que opina, lo que nos ha transmitido el gobierno. Es la interpretación de su propia ley”, añadió.

El permiso de la TPA se da a cambio de que la Casa Blanca entregue una lista de objetivos clara, que tiene que ser aprobada por los congresistas y que cuando se negocie no se excedan estos límites ni se incluyan nuevos sin previa notificación.

Capítulo 11

TLCAN protegerá grueso de las inversiones: Guajardo

El acuerdo entre México y Estados Unidos sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) permite proteger “la mayor parte” de las inversiones en México, informó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Durante la renegociación del Capítulo 11 del TLCAN, que trata sobre controversias entre inversionista-Estado, la Casa Blanca propuso un mecanismo que incluye los términos opt-in y opt-out, con los que para iniciar el levantamiento de un tribunal (pánel), la parte demandada tiene la opción de someterse al caso o no. De oponerse, el proceso ni siquiera inicia.

“El (Capítulo) 11, en lugar de desaparecerlo, como quería Estados Unidos, logramos una versión que protege la mayor parte de las inversiones que lleguen a México, la totalidad en unos aspectos y en todos los aspectos la parte más importante”, dijo Guajardo en una entrevista televisiva este martes.

El Capítulo 20 de TLCAN, que regula la resolución de controversias entre Estado-Estado, “está salvado al igual, igualito al Nafta 1.0.”, dijo.

Finalmente, Guajardo expuso que el Capítulo 19 será parte de la negociación con Canadá. En su contenido se abordan los casos de prácticas desleales de comercio, por dumping o subsidios prohibidos.

Fuente/agencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *