Recuperar la especie, reto científico y logísticamente impactante

En el Programa VaquitaCPR, Armando dirige al equipo que realiza la detección acústica y provee de información a los grupos de campo y de observadores quienes están en todo momento atentos para avistar  ejemplares de vaquita.

Dedicado a mamíferos marinos, hizo su tesis sobre las interacciones entre poblaciones en aguas mexicanas de ballena jorobada, pero durante su maestría y doctorado se topó con Lorenzo Rojas, quien dirige el Programa VAquita CPR y el tema de la vaquita pasó a primer término.

“Son ya 20 años de trabajo en la investigación y recuperación de esta marsopa del Golfo de California”, comenta. “Para Lorenzo y para mí es importantísima esta labor porque parece ser la última esperanza de recuperar a la especie, además de representar un reto científica y logísticamente muy impactante”.

Con entusiasmo el investigador del INECC muestra la pantalla en la que se aprecian los sitios donde se ubican los detectores acústicos instalados para el proyecto CPR. Explica que para este proyecto, se amplió la red de muestreo a 87 sitios, de los cuales 32 resultaron con mayor actividad acústica.

Gracias a estos detectores, hemos podido observar que las vaquitas presentan movimientos cíclicos, por lo que estamos preparando anclajes para montar otros 8 detectores acústicos al noreste del refugio, lo más alejado de San Felipe para ampliar las probabilidades de su detección.

Siempre con una actitud de confianza, Armando Jaramillo envía un mensaje de aliento al grupo, “quiero decirles que le echen muchas ganas. Nuestro equipo está trabajando muy duro para ofrecerles información día con día. Tenemos un grupo muy comprometido de pescadores que se encargan de cambiar los equipos para extraer la información (CPODs).

“Tenemos la seguridad que algo bueno va a pasar en los siguientes días”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *