El padre Solalinde afirma que hay más fosas clandestinas en el estado de Veracruz

Entrevistado en la Facultad de Humanidades de la Universidad Veracruzana (UV) el padre José Alejandro Solalinde Guerra afirmo sobre las fosas clandestinas localizadas en los predios Santa Fe y Arbolillos, el primero en el Puerto de Veracruz y el segundo en Coatzacoalcos “es nada” comparado con los restos humanos que pudieran encontrase en los municipios de Coatzacoalcos, Tierra Blanca, Acayucan, Orizaba y Córdoba.

El sacerdote mencionó qué hay dos cuevas en el estado de Veracruz donde hay más cuerpos de personas desaparecidas por grupos delictivos.

“Les dije que había un lugar, son dos cuevas, son de las últimas que conservan todavía los cuerpos, porque a partir de ahí vino la técnica de quemar los cuerpos en barriles de 200 litros. Hay varios testimonios”, expuso.

Explicó que los delincuentes antes de poner en marcha el método de “desaparecer cuerpos” en tanques de diésel de 200 litros, acostumbraban a enterrar a las víctimas en fosas clandestinas o llevarlos a las cuevas.

“Yo lo denuncié en su momento porque fuimos acompañando la secuencia de menos a más de los secuestros y venimos denunciando lo que pasaba en el gobierno de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa. Yo dije Veracruz la fosa más grande de México y lo es”, recordó.

El candidato a premio nobel de La Paz acusó que los carteles criminales tuvieron las facilidades de llevar a cabo las desapariciones, porque tuvieron la complicidad de los gobiernos de Herrera Beltrán y Duarte de Ochoa.

“Les entregue un audio que no publicaron ustedes, tengo el testimonio de un operador de los zetas ante un funcionario de gobernación, él denunció y a los dos meses lo mataron. Hablé que aumentaron los secuestros, no me extraña que Veracruz sea un fosario, un estado fosado”, refirió.

El sacerdote mencionó que para localizar estas cuevas y más restos humanos se requiere de la voluntad del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y del Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz, sin embargo por cómo se ha conducido este último en mención, pareciera que no le interesa ayudar a las víctimas.

“Les voy a decir lugares pero no sé si el gobernador tenga la voluntad de hacerlo, no sé qué tanto está comprometido con las víctimas, porque si nombró a una persona como Jorge Winckler que no tiene el perfil que se ve a todas luces que es un amiguismo”, indicó.

Solalinde Guerra consideró que Jorge Winckler está como Fiscal General del Estado porque es “amigo” de uno de los hijos del gobernador, pero no por su capacidad y profesionalismo.

“Es un puesto político que no tiene el perfil, ni la sensibilidad para acompañar a las víctimas”, dijo.

El sacerdote lamentó que aún falta encontrar más fosas clandestinas donde hay más cuerpos enterrados y dos cuevas.

“Eso que se ha encontrado (de fosas clandestinas) es nada, falta lo más grande que es Coatzacoalcos, Acayucan, Córdoba, Tierra Blanca y Orizaba. Tengo muchos testimonios de los Zetas, que ha sido el cartel más criminal, lo peor que ha producido México, si separaban a los hijos de las mamás y las vimos en Medias Aguas Veracruz, que denunciamos pero no nos hicieron caso”, señaló.

El sacerdote se inconformó porque un medio de comunicación nacional le llama “Narcofosas” de manera equivocada, porque generaliza que en ese lugar sólo están enterrados personas que en vida fueron criminales, pero no es así, porque ahí hay migrantes desaparecidos.

“Proceso sacó un reportaje lamentable, porque ignora totalmente que la mayor parte de los desaparecidos son migrantes y ocupa el término de narco fosas, y esto no es una guerra entre carteles, la mayor parte no son eso, son personas que secuestraban” refirió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *