Llevaba 24 horas de fiesta, el chofer del BMW

Según la Carpeta de Investigación CI-FCH/CUH-5/UIC/D/689/03-2017 y la judicial 002/292/2017, el presunto responsable Carlos Salomón se quedó dormido y nuca se dio cuenta que alcanzó los 180 kilómetros.

24 horas antes había salido de fiesta, para el día de la tragedia estaba desvelado, cansado y alcoholizado, por lo que probó diversas drogas para “seguir en ambiente”. Cuando llegó el momento de retirarse de la fiesta en Polanco nunca imaginó que el cansancio lo alcanzaría; en un pestañeo, su pie derecho lo fue sintiendo poco a poco más pesado, éste hacía presión en el acelerador.

Ni el copiloto ni los acompañantes en la parte trasera tenían puesto el cinturón de seguridad y tampoco se percataron del “pestañeo”, pues según el peritaje de la procuraduría capitalina todo ocurrió en segundos.

Para su mala fortuna frente a ellos estaba un poste de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), una construcción especial con 30 centímetros de acero puro. El impacto fue brutal; sin embargo, el poste no se movió. De camino a la Cruz Roja, Carlos Salomón aún se preguntaba qué había pasado. Ya una vez consiente negó toda prueba de alcoholemia y de cualquier otra sustancia, pues sabía que estos exámenes toxicológicos de inmediato indicarían que su imprudencia fue la causa de todo.

A él lo salvó usar el cinturón de seguridad y que sus manos estaban al volante, al momento de sentir el impacto se aferró a éste y aunque el golpe le hizo perder la conciencia por momentos, sólo resulto con raspones que no ponen en riesgo su vida.

Por esta situación los familiares exigen que el imputado sea sometido a pruebas toxicológicos para saber exactamente en qué condiciones tomó el volante.

Acusan a Barezzito. Los padres de las cuatro víctimas que perdieron la vida en este accidente quieren que además de que Carlos Salomón pague por su irresponsabilidad, que la tragedia no sea en vano. Por tal motivo analizan la posibilidad de imputar al Barezzito, lugar del que salieron los jóvenes el día de los hechos, pues se preguntan cómo es que los encargados fueron omisos y siguieron vendiendo bebidas alcohólicas al chofer a pesar de su condición.

También analizan imputar civil y penalmente a la empresa de valet parking —en caso que se tenga contratada a alguna— por darle las llaves del auto a Carlos Salomón, en el estado que se encontraba. Los deudos aseguran que el accidente se pudo prevenir, si Barezzito o los encargados del estacionamiento no los hubieran dejado subir al vehículo.

De igual manera han solicitado a la defensa y al Ministerio Público que mantengan al imputado en prisión a través de la medida cautelar justificada, ya que al tener solvencia económica podría sustraerse de la justicia, además de que no demostró legalmente que efectivamente tenga una residencia oficial en la ciudad.

Los familiares de las víctimas dicen que acudirán el próximo viernes a la audiencia de vinculación a proceso del imputado del accidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *